martes, 22 de noviembre de 2011

GEORGE PEPPARD



 ¿Qué decir de este señor que no diga la foto?
Esa mirada de "sácame la foto de una puta vez que lo que quiero es una tónica con ginebrita" habla por sí sola. Pero por si acaso la foto no es suficiente, os diré que ese sonriente Hannibal Smith que tanto nos ha hecho vibrar era un tipo difícil de tratar, alcohólico de manual y fumador empedernido. Todo esto le llevó a ser el típico actor decadente que tanto nos gusta a los hijos de puta. Comenzó su carrera como actor de los que le molan a mi madre: alto, guaperas, sonrisa de plástico, actuando con Paul Newman, Audrey Hepburn... en fin, un lilas.  Años de alcoholismo le fueron apartando de las grandes producciones y convirtiéndole en un actor de segunda, que es lo que mola.  Poco a poco su carrera se fue limitando a la televisión donde encontraría el papel de su vida haciendo de "Hannibal Smith", Mortadelo de la guerra, fugitivo del ejercito yanky y jefe de "El equipo A".
  Con este papel, George Peppard, te ganaste el cielo, olvídate de "Desayuno con diamantes". ¿Quién se acuerda de ti en esa película?  ¡NADIE! Excepto los fans del "equipo A", que te recordarán con cariño el resto de sus vidas y le pondrán tus capítulos ochenteiros a sus nietos.
 El alcoholismo salvó su carrera pero el tabaquito lo mató a los 65 años, provocándole un cáncer de pulmón que derivaría en una nemonía mortal.

1 comentario:

  1. Me gustan que los planes salgan bien !..

    Todo un hito televisivo, tantos puros no le vinieron bien pero lo hicieron de algun modo "inmortal"

    Descanse en paz coronel.

    ResponderEliminar